lunes, 16 de agosto de 2010

MIS VACACIONES, HASTA AHORA (2.010-08-16).- Lunes

Habrá quien presuma de pasar las vacaciones en Cancún, o en Hawai, o en el Tíbet, o en Baden-Baden.
Me parece muy bien, yo presumo de pasarlas en Castilla-La Mancha, que tampoco es moco de pavo. Y aquí me tienen, preparando la piscina olímpica desmontable, para hacernos unos "largos" tipo Mark Spitz.

Haciendo Patria, es decir, viendo la final de la Copa del Mundo de Fútbol, o Champions World Cup. Saboreando una jarra de vino español y tal mientras esperamos el gol de Iniesta y el beso de la Carbonero a Casillas.

Hay que ganarse el sustento. Y me dispongo a dar una mano de pintura, no al techo como en la canción de Serrat, sino a la valla. A los techos les tocó el año pasado. La pintura embellece y protege contra la intemperie.

Tampoco puede faltar el recorte de arizónicas, operación anual obligatoria, ritual.

Me doy una vuelta por el pueblo que me vió nacer, en la provincia de Salamanca, para llevar a un familiar y contemplo esta estampa, como todos los años por esta época: Una "cortina", antes huerto de nabos y esas cosas, que ya no sirve ni para las ovejas. Por eso crece tanto la hierba, a pesar del herbicida que le endosé en Semana Santa. Pero no hay quien pueda con los abrojos, que encima pinchan cuando se secan, y con otras hierbas malditas. De todos modos, se nota bastante el efecto herbicida. Ya no hay hierbajos de 2 m. como antes.

Bueno, pues nada, a darle a la azada. Paso a paso, suavemente, sin grandes esfuerzos, que no pide prisas y el calor aprieta.

Estos arbolitos, que nacieron de pipos de melocotón sembrados por mí mismo, están achicharraditos. En los días que yo ando por allí, los limpio, los cuido, los mimo, los riego... Y consigo reanimarlos. Vamos a ver si aguantan los primeros años de crecimiento.

Ya va tomando forma el suelo. A la izquierda, la mesa preparada para reponer fuerzas con una lata de sardinas, una cervecita, una fruta... hasta el mediodía.

A la una y media de la tarde, me encuentro yo solito, toda la piscina para mí, que por cierto, está a 20 m. de mi "curro".

Sí que es caprichosa la madre Naturaleza. Resulta que algunas de las bellotas que caen de la encina, germinan y se convierten en carrasquitos como éstos, sin que nadie los cuide. Pero en cuanto intentas conservar alguno para que se haga grande y se convierta en encina con el paso de los años, se secan. Vamos a ver si de estos tres o cuatro que despejo de hojas y de hierbas y los riego, le da por crecer a alguno. Cuando vuelva en Septiembre lo comprobaré.

Limpios de hierbas, lo dicho. Riego por la noche y a ver si conseguimos superar los calores estivales.

Estampa frecuente en el pueblo. Huertos que ya no se cultivan, hierbas que crecen, álamos que se secan...

Los antenistas hacen su "agosto", nunca mejor dicho. Con esto de la TDT, ya se sabe...

Ya en Castilla-La Mancha, mi gato (ISIDORO XXIV) combate los rigores estivales con una buena siesta.

En Almorox, mercadillo los Martes, donde las amas de casa hacen acopio de víveres para unos días.

Y en la plaza, se preparan las fiestas, que hoy mismo están en pleno apogeo, aunque yo no las disfrute todas, pero algo caerá.


Y bueno, un paseo matutino de 7 km. ida y vuelta, para "hacer piernas"contemplando el paisaje. Los equinos, a lo suyo, comer, callar y reproducirse. Ahora ya no tienen que trillar ni acarrear cereales o paja como antes. Si acaso, un paseito con el amo de vez en cuando.

Me dan pena estas viñas arrancadas, no sé porqué. Ya no se verá aquí la vieja estampa de los vendimiadores (sudamericanos generalmente), cortando los racimos mientras los niños juegan.

Hasta la próxima, amigos. Felices fiestas y felices vacaciones para todos. http://gazpachero.blogspot.com